.

.

Pages

Artículo de Dorín Cabrera titulado “La Fuerza del Pueblo” provoca fuerte debate

martes, 26 de noviembre de 2019

send email
print this page




                                        José-Dorín-Cabrera

“-…Desde el colmado La Fuerza del Pueblo (17-10-19) transmite en vivo su programa radial y televisivo Con La Fuerza del Pueblo (23-12-10) para ofrecerles la alocución radiotelevisada del acrónimo presidente de La Fuerza del Pueblo LFP (18-10-19). Luego de estas palabras, escuchemos algunos mensajes medioambientalistas y de salud del Movimiento Conciliador Con La Fuerza del Pueblo (22-12-10). Serulle, irrumpe esta transmisión, y dice: “-…La Fuerza del Pueblo me pertenece desde el 2009. En el 2010 gané la alcaldía de Santiago apoyado en La Fuerza del Pueblo…-”, LFP su registro indica “…servicios, asesorías…”. Solo la JCE reconoce partidos, Fuerza, Movimientos. Ley de partidos, Art. 18, párrafo 2.

 
http://www.cablenoticioso.com.do/
Artículo de Dorín Cabrera titulado “La Fuerza del Pueblo”
La marca surgió en la antigüedad como signo exclusivo de identidad. Como portadora “Heráldica” de mensajes sin ruidos. Una empresa política que obtuvo la misma identidad marcaria de otras que operan, desde diferentes esquinas del mercado, vivirá -en este tiempo electoral- en una agonía de identidad. Semióticamente no podrá darle vigor dentro de la actividad política.


A esos ruidos fonéticos de marcas cuasi semejantes, se les añaden argumentos jurídicos que le impedirían al presidente de LFP, participar como candidato presidencial en las elecciones 2020 más aquellos concernientes a las alianzas.

Leonel, en tanto producto político, es una marca de por sí y debió crear para su nuevo envase, una marca pragmante que no se confundiera con otras para escapar de los ruidos comunicacionales que lo asediarán. La identidad de la marca en el envase es el escaparate emocional de la empresa y del producto (es lo que nos dice, llévame sin hablar).
¿Cómo reciclar su valor emocional? Una marca ha de ser antes que nada una única emoción.

Si el mercado de votantes no siente emociones por la marca LFP, Leonel corre el riesgo de ser no más que un candidato. Por eso, ¡La Sirena es más que una emoción! Por encima de la racionalidad las emociones pertenecen al ámbito de la experiencia no al de la percepción. Tenemos dos factores esenciales: 1) La identidad material y simbólica del producto marca; 2) La experiencia emocional directa de aquellos votantes envueltos en el olor de la imagen de la marca Leonel. El olor tiene línea directa con el cerebro. El olfato influye en el sistema límbico donde la toma de decisiones es subconsciente y la respuesta rápida.

Es en la mente que se escenifican las batallas electorales. Es una batalla de la mente no de candidatos. La mente guarda el contenido emocional de esa imagen y, sobre todo, la gramática corporal de sus gestos y la archiva en su memoria. El voto es emocional. 

Aquel ruido comunicacional y las persistentes explicaciones de “por qué nos fuimos del PLD” y el supuesto “fraude electoral algorítmico” podrían llenar de escombros el camino de la mente y dificultar el posicionamiento de la marca LFP y el acendramiento del producto marca Leonel en la mente perceptiva de las fuentes de votos frescos para crecer.

No seducen a los que integran los tres grandes segmentos del mercado de votantes, en el contexto del tiempo y conflicto electoral. La solemne decisión de la marca Leonel debió ser solemne. Creativa, harta de imaginación auxiliada con la normativa de la obsolescencia planificada, ¿En qué fase del ciclo de vida se encuentra la marca Leonel?

Con este paso impaciente, procrastinado -LFP- en la conceptualización de la disciplina mercadológica, Leonel es una marca nueva en el contexto de su ciclo de vida como marca, en tanto -repito- producto político.

La disciplina ordena -protocolarmente- tomar la aguja de la esperanza e insertarla con los hilos de la feria de ilusiones, para diseñar y coser aquellas ofertas emanadas de la voz del mercado. La liturgia seductora para conquistar segmentos del mercado de votantes se inicia con la pasión de la promesa de una vida hermosa y mejor.

En el relato del cuento del cristianismo, Dios, su primera promesa mercadológica la envuelve con el olor de la esperanza. Yavé a Moisés (Exodo 3:8 ss) -“…He visto el sufrimiento de mi pueblo…ve y habla…vende tu esperanza…la tierra prometida…una tierra fértil y espaciosa donde mana leche y miel…”-.

Aquella liturgia deberá aposentarse en la mente del votante en una batalla de percepciones, del primero que llegue y se posicione en ella. El incendio no está en los hogares. Está en la mente del mercado como directora de la percepción.

¿Es legítimo, entonces, diseñar como discurso fundador de una marca nueva para su envase, una denominación sin serenidad lúdica compartida por cuatro marcas añejas comunes que emiten sonidos iguales, onamatopeyos?

¿Qué identifica a la marca Leonel? LFP, se interna en lo común de “no-marca”, franqueada además por marcas políticas cuyos envases dicen: vencidas.

La marca es el halo de significación que envuelve credibilidad, afectos, legitimación forjando (o reforzando) un valor de reputación en la mente del mercado de votantes y en núcleos de la sociedad de ciudadanos.

Los que enfrentan electoralmente a la marca Leonel, deben conocer su mente para penetrar por la puerta más débil de su fortaleza y fisurar la alquimia de su imago. No se elige el vino sino su imagen.


Recomiendalo:

Incidencias

EN LA MIRA

Denuncian Alcalde de Jimaní mantiene a oscuras a esa frontera

Redacción CNS.-                          JIMANÍ , Provincia Independencia.- Residentes en los diferentes sectores de la zona fronter...

→ TECNOLOGÍA CNS


 
Design by Grupo MG |Para Publicidad: 829-835-6943 | .
© Av. 12, No.85, Vicmar, Ensanche Isabelita, Santo Domingo Rep. Dom. Tels: (809)908-3823/ (829)683-0802 Copyright 2017 Cable Noticioso All Rights Reserved.